¿Realmente estamos enganchados a Facebook?

Esta es la pregunta del millón que todos nos hacemos. En la actualidad, la mayor parte de nosotros trabajamos y estudiamos frente a un ordenador, lo que hace que podamos obtener información de manera rápida y clara, pero también cuenta con algunos inconvenientes.

Al existir las redes sociales y a la especie de adicción que tenemos con saber a cada momento qué comparten nuestros amigos y familiares, ocurre que muchas veces, con la excusa de hacer un alto en el trabajo, entramos a Facebook a hacer algunos comentarios. Al final nos encontramos con que el tiempo ha pasado volando, y no hemos realizado las tareas que teníamos que hacer.

Esta portada de Facebook nos puede servir para recordarnos en cada momento que entremos a nuestro muro que hay cosas que estamos dejando pendiente, y deberíamos hacer como el monigote y decirle a la red social que estamos intentando trabajar, que nos deje tranquilos.

¿Servirá de algo?, pues la verdad es que creemos que no, pero lo cierto es que al menos nos echaremos unas risas con nuestros amigos.