El deporte como estrategia global para el crecimiento de Qatar

Qatar es una monarquía absolutista con una sociedad de leyes muy conservadoras. Este diminuto país por extensión, pero rico en petrodólares y cercado por Irán, Irak y Arabia Saudí, lucha para existir y adquirir notoriedad global. Y en esta ruta, el deporte se convierte en la estrategia para lograrlo. La máxima gestión de la monarquía absoluta de los Al Thani, será el Mundial de Fútbol FIFA 2022. Un reto para el pequeño país desértico que deberá construir estadios cubiertos y climatizados con los cuales soportar las temperaturas que rozarán los 50 grados. Sin duda que el impulso que un mundial otorga al país anfitrión a nivel económico son muchos, pero cabe recordar lo sucedido en Brasil donde protestas sociales soslayaron lo ocurrido durante la competición. Al respecto es interesante mencionar que las leyes de Qatar que contemplan la pena de muerte, la discriminación homosexual, ignorando derechos sindicales y políticos para inmigrantes, puede ser causante de disturbios. Más aún considerando que los ojos del mundo apuntarán allí en 2022.